Nuestra voz

No a las ZEDESLas Zedes han despertado nuevamente las alarmas del país, mismas que no paran de sonar ante la ola de ataques a los derechos fundamentales del pueblo hondureño. En este caso no es para menos la alarma, pues las Zedes son un proyecto que rompen con todos los esquemas que conocíamos hasta hoy de las relaciones capitalistas. Así es que nuestro título se refiere precisamente a eso, esta historia es muy similar a los enclaves bananeros, pero no es lo mismo, va un poco más allá.

01

La educación es uno de los sectores más descuidados por los gobiernos de las últimas décadas; con ciertos matices y diferencias, pero en general ha sido así. El presupuesto destinado a educación ha ido incrementando ligeramente con el pasar de los años, al menos podemos decir eso de los últimos quince años. Sin embargo, el incremento no corresponde con el crecimiento del PIB nacional. Según la Unicef, comparando el presupuesto de 2007 fue de L16,233.6 millones (7.0% del PIB), y para el año 2016 la cantidad ascendió a L25,349.7 millones (5.2% del PIB). Es decir, visto el monto neto hay un incremento, pero en relación al PIB del país hay un decremento notable. Cada vez se destina menos inversión en educación. Si a esto sumamos temas inflacionarios que todos los años se ha dado, teniendo en las últimas dos décadas su pico más alto y bajo en 11.40% y 2.73% respectivamente, según datos del Banco Mundial, es evidente el descuido intencional hacia la educación pública.

Valle de Sula, Honduras “Solo el pueblo salva al pueblo”

El pasado 30 de octubre Centro de Estudios Atmosféricos, Oceanográficos y Sísmicos (CENAOS) advirtió sobre una onda tropical la cual ingresaría a Centro América, este rápidamente se convirtió en huracán de categoría cuatro. Mientras en algunos países centroamericanos advertían del impacto en su territorio, el gobierno de Honduras promovía la actividad turística para disfrutar con “responsabilidad” del Feriado Morazánico[1] para reactivar la economía en el país.

cuarentena johHonduras cumple con mes y medio de cuarentena, desde que se decretó de manera oficial el 15 de marzo, producto de la crisis sanitaria por el COVID-19. Un par de días antes se habían suspendido las clases como medida preventiva al conocerse la noticia del primer caso procedente de Europa.

La medida única de protección, atención y combate al coronavirus por parte del gobierno ha sido la cuarentena y el confinamiento obligatorio.

mujerEn la mayoría de los barrios y colonias, hay muchas mujeres, niñas y adolescentes que son las que han puesto la cara al frente de las tomas, exigiendo comida para sus hijos e hijas, las que han levantado una piedra como única defensa ante los militares, las que han llorado de impotencia al ver que piden comida y reciben represión, con sus hijos al lado, que siguen con hambre, con sed y con ganas de vivir, en un país que no les garantiza suplir ninguna de las necesidades básicas a las que tienen derecho.

Facebook