La Mochila 25 - 1 junio 2016
Pin It

acoso callejeroEs usual que en lugares altamente conflictivos y peligrosos como lo es nuestro país los problemas sociales se tornen casi cotidianos, perdiendo de vista las dimensiones de los mismos.

La violencia que prevalece en Honduras –uno de los países más peligrosos del mundo y con más asesinatos, pese a no estar en guerra– es un tema de vital importancia, puesto que trasciende el hecho concreto de la violencia y los asesinatos, dejando entrever el avance de la descomposición social causada por diversos factores como ser: la crisis económica que se profundiza, la pérdida del control de parte del Estado (pérdida del monopolio de la violencia), la colusión de la política tradicional con el crimen organizado y en general los defectos estructurales del Estado capitalista hondureño.

En este marco general, agregando el elemento de dominación patriarcal, la mujer se enfrenta a retos más complejos para desempeñar su rol dentro de la sociedad. Por una parte se crea un ambiente general propicio para la división del trabajo y oportunidades mediante criterios de género; aparte la nebulosa de contradicciones del sistema la pone en una situación de vulnerabilidad hacia la violencia.

Honduras registró para el año 2015 (según datos oficiales) un total de 5,146 homicidios, de los cuales el 9.4% (481) fueron hacia mujeres (1.32 mujeres son asesinadas por día). Comparando los datos del censo reportado por el INE para el año 2015 (8,576,532 habitantes) un 0.06% de la población hondureña fue asesinada el año pasado.

Del total de mujeres que fueron asesinadas, 49 de ellas fueron causa de violencia intrafamiliar y 44 de violencia doméstica. Asimismo, el año anterior registró 3,017 delitos sexuales (86.6% son mujeres) y una cantidad de mujeres agredidas de 2,814. También se contabilizan 410 menores agredidos, de los cuales el 51.2% son niñas.

Ilustrando la categoría antes mencionada, a continuación presentamos la siguiente definición:

Mujer Agredida / Maltratada: * Es la agresión física provocada por un hombre vinculado a ella sentimentalmente en el presente o pasado.

* Todo acto de violencia basado en la condición de género, que tiene como consecuencia un daño físico, sexual o psicológico.

Los datos antes presentados nos dejan al descubierto los alarmantes niveles de violencia que se dan hacia la mujer, el irrespeto a sus derechos y la enajenación del Estado ante esta problemática. También cabe mencionar que las cifras presentadas son oficiales, por lo que muchos de los femicidios y feminicidios que se dan en el país no están registrados, ya sea por desconocimiento, dispersión geográfica, o el propio interés de maquillar cifras.

Así también es claro que los casos de violencia reportados representan la minoría, puesto que la mayor cantidad de agresiones y/o maltratos no son reportados o denunciados por las mujeres.

Todo lo anterior refleja un mundo lesivo para la mujer, donde no se abordan políticas serias orientadas para ellas desde el estado, donde el derecho a decidir sobre su cuerpo es coartado desde las instituciones estatales y religiosas, donde el discurso de igualdad es una burla sarcástica.

El tema de la mujer comprende diversidad de sectores y conflictos específicos que se escapan del alcance de un artículo, sin embargo la necesidad de implantar la discusión en las universidades sobre esta problemática es impostergable, trayendo a la discusión todos los problemas concretos que viven las estudiantes en las universidades como ser la desigualdad de oportunidades, la falta de políticas hacia las cuestiones de género, el acoso sufrido por las estudiantes, etc.

Desde la Juventud Socialista hacemos un llamado a debatir la problemática de la mujer con una perspectiva feminista-socialista, para organizarnos y luchar contra el patriarcado y por los derechos de la mujer.

Facebook