La Mochila 20 - 28 octubre 2015
Pin It

joh20Carolina Espinoza

Antes de abordar el tema definiremos qué es civismo y que es cinismo

Civismo: este se refiere a las pautas mínimas de comportamiento social que nos permite vivir en colectividad.

Es el comportamiento que las personas que cumplen con sus deberes de ciudadanos, respetando las leyes, para contribuir así con el funcionamiento de la comunidad.

Cinismo: es la imprudencia, la obscenidad descarada y la falta de vergüenza a la hora de mentir o defender acciones que son condenables, esta es la actitud que toma una persona al momento de mentir.

Ya hemos definido estos 2 términos ahora haremos una comparación con la realidad de en la que se vive en nuestro hermoso país.

El que se dice llamar presidente en nuestro país, según él tiene un sentimiento cívico hacia el país, porque él en sus palabras dijo que “Honduras está cambiando”, que todo está bien, que no hay que preocuparnos por nada, que habrán empleos para todos, que erradica la violencia, que abran más escuelas, etc. todo lo antes mencionado caracteriza a un patriota que ama a su patria y que se preocupa por ella para verla desarrollada y próspera.

Es aquí donde me pregunto ¿qué pasó con todas estas propuestas tan bellas que nos hacían ver una paraíso terrenal?

Juan Orlando Hernández ha confundido estos términos tal pareciera que para el civismo y cinismo es lo mismo, ya que en este ciudadano impera el cinismo porque ha entusiasmado al pueblo hondureño haciéndose pasar como que el ama a su patria cuando en realidad la está destruyendo poco a poco con su farsa de civismo y en realidad lo que está buscando es el bien propio. En su campaña publicitaria cuando se lanzó para la presidencia él dijo: “voy hacer lo que tenga que hacer”, hasta el día de hoy lo ha cumplido: ha robado todo lo que ha podido sin importarle la vida de los demás como es el caso del Seguro Social, ¿cuántas víctimas son las que ha cobrado esta acción? Ahora que podemos decir al respecto del Grupo Continental, ¿cuántas personas se están quedando sin empleo?, ¿cuántas personas que tenían sus ahorros –a lo mejor estos eran los ahorros de toda una vida de trabajo– y se quedaron sin ellos?

Ahora preguntemos: ¿Dónde están los empleos que prometió, donde está la seguridad, las escuelas, etc.?

Incito a las personas que tomen conciencia ante tal situación que hay en el país, a que no esperemos que sea nuestros bolsillos los que se vean afectados, ni uno de nuestros parientes sean víctimas de muerte debido a la falta de medicamentos, para tomar acciones en contra de este gobierno nefasto, ya es hora de dejar la comodidad, y luchar para reclamar nuestros derechos. Hoy son los del Seguro y los del Grupo Continental los más afectados, no esperemos que nosotros seamos los próximos, luchemos por una Honduras libre soberana e independiente.

Facebook