La Mochila 14 - 25 mayo 2015
Pin It

ihss14Las aspiraciones del Presidente JOH de reelegirse han generado un gran debate. Por una parte están quienes se oponen por declarar el acto inconstitucional y por alentar la formación de dictaduras, y por otra parte quienes lo ven como un derecho y una necesidad. Entre estas posturas está el pueblo, a quien nadie le ha preguntado qué opina.

Si bien la Constitución Hondureña contempla absurdos como los artículos pétreos, bajo la lógica del sistema burgués “democrático” que se dice regirnos, la reelección no se puede efectuar, y mucho menos de la forma que se ha desarrollado; ya sea porque la Corte Suprema de Justicia no posee las facultades para derogar artículos, o porque el procedimiento no es el correcto.

La burguesía hondureña por sus enormes deficiencias desde su origen y por su carácter parasitario se ve en la necesidad de la reelección. Asimismo, esta necesidad se ve alentada por las ambiciones personales de quienes una vez saborean el poder pretenden no separarse de éste. Esa es la razón última de la brutal corrupción de éste o cualquier otro gobierno burgués que ven en las privatizaciones la mejor forma de enriquecerse, como es el caso del IHSS.

Por dicha razón la discusión se maneja en las alturas dividiéndose entre los intereses partidarios e individuales. Los nacionalistas están claros en sus pretensiones. El partido Libre, con leves divisiones internas, bajo los lineamientos de Mel Zelaya se inclinan por la reelección. El partido Liberal por un lado proclama la no reelección y por otro apuestan a un viejo líder como Carlos Flores para reunificar el partido. El PAC se opone rotundamente, ya que por el recién surgimiento de sus máximos representantes en la política nacional, no posee ningún interés en la reelección.

Ante esta situación, desde la Juventud Socialista repudiamos en primer lugar los intentos dictatoriales de JOH, y cualquier salida negociada entre los partidos que sea a espaldas del pueblo.

Pero vamos más allá y hacemos un llamado a la reorganización de los movimientos estudiantiles, de trabajadores, de campesinos y campesinas, organizaciones populares y pueblo en general, ya que ni el continuismo ni la alternabilidad de los políticos burgueses representan una alternativa para los explotados y oprimidos de Honduras.

Sólo la lucha de las organizaciones populares y de trabajadores puede echar abajo las privatizaciones, la explotación, la marginación, la corrupción y la impunidad impuestas por el régimen neoliberal dictatorial y sacar del poder a JOH.

Facebook