La Mochila 33 - 24 junio 2017
fShare
6
Pin It

m33 1La UNAH está en la mira nuevamente, y esto no se da por que haya tenido algún reconocimiento, al contrario, ha sido un escándalo por los últimos encarcelamientos de estudiantes en lucha. Y el lanzamiento de gases lacrimógenos desde adentro a toda la universidad.

Y es que el pasado viernes 16 de junio, hubo concentración de estudiantes en la toma de varios edificios en Ciudad Universitaria, la policía llego rápidamente hasta la universidad para desalojar a los estudiantes que protestaban contra la criminalización y encarcelamiento de otros compañeros universitarios. Los policías acompañados de miembros de la ATIC, DPI y Policía Militar, lograron desalojar a los universitarios del edificio de Química y Farmacia, dejando a seis de ellos prisioneros dentro del mismo establecimiento. Fue un despliegue de las fuerzas represivas inimaginable, como si se tratara de una extradición del más peligroso narcotraficante, parecía una operación como las que se inventan últimamente para “desmantelar” una red de altos criminales. Solo que esta vez los criminales tenían libros en vez de armas, y gritaban consignas contra tal autoritarismo de la rectora y del gobierno. Luego de un tiempo en el que se juntaron nuevamente alrededor del edificio exigiendo liberaran a sus compañeros, que los Derechos Humanos intercedieran por ellos, la respuesta policial fue la de quebrar las puertas de vidrio del edificio, para luego salir lanzando gases a diestra y siniestra a todo lo que pasara caminando o corriendo por los pasillos universitarios, incluso lanzaron bombas a las clínicas de odontología donde se atendían pacientes niños y adultos de la tercera edad, algunos de ellos fueron llevados a la emergencia por los problemas respiratorios que presentaban debido a los gases.

Gorilas dirigiendo la educación superior

La señora Julieta Castellanos, se ha dado a la tarea de criminalizar y encarcelar a todo estudiante que proteste, que luche, sencillamente al que piense, critique y construya, a través de la organización la participación estudiantil en órganos de gobierno. Las autoridades universitarias encabezadas por Julieta, quieren imponer en la UNAH (esto lo hace avalada por el régimen represor de Juan Orlando Hernández), los lineamientos de los organismos internacionales como los son el Banco Mundial –BM–, el Fondo Monetario Internacional –FMI–, y las reglas del capitalismo en profundizar la brecha entre ricos y pobres, restringiendo el acceso a la educación superior.

No es casual que, en la Autónoma, se haya impuesto el examen de “aptitud”, que evita el acceso de los hondureños a la educación universitaria, ya que desde el 2006 que paso el examen y no se pudo parar, (vale señalar que algunos sectores estaban y están de acuerdo con restringir el acceso mediante el examen), ha habido una disminución de estudiantes a nivel nacional.

Junto a la Cuarta Reforma aprobada en diciembre de 2004 y aplicada a partir del 2005 por el Partido Nacional, la UNAH ha pasado por un proceso de transformación, convirtiéndola en una especie de empresa que tiene que presentar estadísticas de “progreso” a partir de la baja de estudiantes. Esta incluyó la reducción en la inversión de Educación Superior, creo una Junta de Transición, que asumió todos los poderes del Consejo Universitario, lo cual elimino el Claustro Pleno y con ello la paridad estudiantil.

Vientos de lo mismo

Hoy en pleno dos mil diecisiete, bajo un gobierno nacionalista nuevamente se quieren seguir aplicando una serie de reformas en la universidad sin la opinión ni aprobación de los estudiantes, lo que ha llevado a que el año pasado -dos mil dieciséis-, cuando se conocieron las intenciones de la Rectora, junto a personajes siniestros de la Universidad Pedagógica, como Julio Navarro (impulsor de la Ley General de Educación y destruir el magisterio nacional junto a Marlon Escoto), los estudiantes universitarios desde las asociaciones se han organizado en una plataforma común y democrática del MEU –movimiento estudiantil universitario- contra la Reforma Académica, que dejaba por fuera de nuevo a cientos de estudiantes, también se trabajó y exigió un reglamento electoral estudiantil democrático donde las asociaciones y organizaciones político juveniles, participen bajo las mismas condiciones.

Se realizaron asambleas y movilizaciones masivas en protesta de dichas reformas, en todos los Centros Regionales, cada uno bajo su propia dinámica y particularidad.

A inicios de este segundo trimestre en la UNAH se retoma la lucha estudiantil, contra la criminalización de la protesta, el encarcelamiento de estudiantes y la irrupción de los gorilas lanzando gases contra estudiantes, como en una de las más violentas dictaduras al mando de un gobierno. Esto nos deja en claro dos cosas, que después del Golpe de Estado en 2009 (este año se cumplen 8 años de retroceso), en Honduras dejó de funcionar la democracia burguesa, que estaba en decadencia para transformarse en una imposición, en un gobierno represivo, que criminaliza y encarcela, que pone en precario la educación, salud, vivienda, trabajo y desde luego la educación, la segunda es que Julieta, es la pieza clave de la Embajada Americana, puesto que recibe todo su apoyo, y es el mejor personaje que tiene el gobierno para llevar a cabo los planes de destruir los sindicatos, tanto en la UNAH, como en el Hospital Escuela, que bajo su gobierno un dirigente sindical fue secuestrado y asesinado, sin que hasta ahora se aclare las circunstancias de su muerte. La rectora es esa pieza que el gobierno no cambia, porque aún tiene prestigio, y es la que ha reprimido al estudiante poniéndolo bajo amenazas con las órdenes de captura y detención.

El MEU logró que el año pasado la rectoría torciera su brazo y se sentara a negociar con ellos, y que fuera un organismo reconocido de hecho con la aprobación de la población estudiantil. Este año la pelea por democratizar la universidad, debe seguir el lineamiento del año pasado, que es la democracia interna desde las bases, desde las asociaciones.

Desde la Juventud Socialista –SOB y Las Rojas, repudiamos la invasión policial y militar en la Universidad para desalojar estudiantes, como si fueran pandilleros o narcos. Repudiamos la actitud de Julieta en recurrir a los órganos represivos primero, de judicializar y encarcelar estudiantes y no buscar el dialogo ni el consenso con los estudiantes. El gobierno de JOH es responsable de avalar y dejar que la rectora actué por la libre en violentar la autonomía universitaria y reprimir a los que luchan. La judicialización es el arma de este gobierno surgido del golpe, puesto que con ello amenaza y amedrenta estudiantes.

Proponemos al estudiantado que reorganicemos la lucha contra las Reformas que quieren imponer las autoridades universitarias y gobierno, que se realicen Asambleas por carrera y facultad, para poner al tanto de los acontecimientos a los estudiantes, donde se pueda aprobar un plan de lucha, se organice la defensa de los estudiantes judicializados y con amenazas de expulsión, debemos fortalecer las asociaciones que son la máxima representación democrática del estudiantado, planteamos que debe existir una alianza obrero estudiantil, con sindicatos y trabajadores, que están por la defensa de la educación, publica, gratuita y laica. Debemos dar un giro a fortalecer el MEU desde las bases, para enfrentarnos al enemigo común que comercializa con la educación del pueblo hondureño.

¡Basta de criminalizar a estudiantes en lucha!

¡Basta de encarcelar estudiantes!

¡Por una UNAH al servicio de los trabajadores, la mujer y la juventud!

¡Fuera Julieta y los que nos arrebatan la universidad!

¡Organizar las asocias, para defender la UNAH desde las bases!

Facebook