soad12Tras la decisión del Ministerio de Educación de alargar en cinco minutos cada clase de la jornada matutina y vespertina siguiendo los planes trazados por la funesta Ley Fundamental de Educación, los estudiantes de los principales colegios de la capital han manifestado su rechazo.

Desde el 11 de marzo los estudiantes han realizado movilizaciones internas que luego los llevaron a las calles a luchar como punto principal contra esos cinco minutos, que les obliga a entrar más temprano 6:00 de la mañana a 1:00 de la tarde los de la jornada matutina y a salir más tarde a los de la vespertina 1:00 de la tarde a 7:00 de la noche. (Las jornadas actualmente son 7:00 de la mañana a 12:30 del mediodía y de 1:00 a 5:30 de la tarde.) Y afectando también a los estudiantes de la jornada nocturna que quedaría con horarios que prácticamente les harían imposible estudiar, en un país con los más altos índices de violencia, particularmente contra la juventud y las mujeres. (El dato según Casa Alianza en Honduras se asesina a 83 niños y adolescentes mensuales)

El Ministerio de Educación aduce que las medidas mejoraran la calidad educativa como si fueran a hacer algo realmente significativo cuando los países que ostentan los mejores niveles educativos (que son los que pretende alcanzar el gobierno) se caracterizan por reducir sus jornadas académicas y dar mayores libertades a sus estudiantes, de las que hay en el país.

Represión y más represión

El gobierno de JOH junto al Ministerio de Educación tienen las puertas cerradas al dialogo con los estudiantes, a los que han reprimido violentamente con tanquetas, bombas lacrimógenas y armas de fuego dejando dos estudiantes heridos de bala y militarizando los centros educativos, sin atender sus reclamos no sólo por los cinco minutos sino también por todas las necesidades que pasan desde mobiliario hasta infraestructuras inadecuadas.

Maestros contra las cuerdas

El Ministerio de Educación en su camino de silenciar la lucha estudiantil ha arremetido también contra los docentes y directores sin que estos puedan decir algo (tras la derrota sufrida por el magisterio y que los tiene de rodilla ante el régimen, están silenciados, no porque no posean una base combativa sino por la desmovilización y entrega de la lucha por parte de los principales dirigentes magisteriales) llamando a algunos directores a audiencias por considerarlos incitadores, y negligentes en sus funciones, fomentar la anarquía, inducir a compañeros de trabajo, padres de familia y alumnos a irrespetar a sus superiores, con amenazas desde suspensiones hasta separaciones definitivas. Exigiendo listados de los alumnos que se han movilizado contras las decisiones de la Secretaría.

Es necesaria la reorganización del movimiento magisterial beligerante y democrático que luche por la defensa de la educación y que no se haga un llamado al silencio cuando sus estudiantes exigen acompañamiento. Hay que romper con la burocracia magisterial y regresar a los días de lucha y movilización.

El gobierno de JOH asesinó a los estudiantes

Después de las nutridas marchas estudiantiles tres estudiantes que participaron y una que increpó a través de los medios de comunicación al gobierno aparecieron asesinados y la última, con signos de tortura y muerta por estrangulamiento, apareció en una bolsa atada de pies y manos.

Ante estos hechos el gobierno es el principal responsable de los asesinatos de los jóvenes, que parece quedarán en la impunidad. Como ya es una costumbre con los asesinatos a jóvenes la policía los vincula con pleito de bandas criminales cuando no es cierto. Fueron jóvenes que lucharon no por la revolución socialista sino por mejorar sus condiciones de educación y la respuesta del régimen es la impunidad. Los órganos represores del estado los asesinaron llevando la represión de las manifestaciones al asesinato, razón por la cual llamamos a las diferentes organizaciones a movilizarnos contra los asesinatos de los estudiantes y apoyarlos en su lucha, contra el régimen dictatorial de JOH.